Las Hilanderas.

Ariadne prestó su hilo para que el laberinto tuviese retorno, Aracne compitió con los dioses y Velazquez le dió forma a la araña con una rueca.
En este siglo descreido que vivimos, donde la imaginación lucha contra la intolerancia y la cultura es amenazada por la mediocridad. Existen mujeres capaces de ofrecer un poco de luz, y tejer historias con sus manos y sus cuerpos.

Toda la colección de Luz barroca se puede encontrar en diferentes formatos en la Unnamed Gallery, en pleno corazón de Madrid.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.