Nunca la luna se posó tan acompañada.

Posabais la luna y tú para mi, posabais en el momento donde los sueños se confunden con la más amable de las fantasías.